Audiología en Marbella

¿Qué es la pérdida auditiva?

Es la disminución de la percepción de los sonidos que el ser humano puede oír.

Se calcula que 9 millones de españoles están expuestos al nivel máximo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), de unos 65 decibelios (dB). España es, por detrás de Japón, el segundo país con el índice de población más elevado de exposición a niveles de ruido. Esto hace que cada vez aparecen más casos de personas afectadas por este tema.

El ruido es el enemigo número uno de nuestros oídos.

¿Por qué es importante oír bien?

  • Nos favorece la interrelación con nuestro entorno familiar, social y laboral. Oír nos proporciona una gran fuente de información.
  • Nos da seguridad. Oír nos alerta de los peligros que pueden pasar a nuestro alrededor.
  • En un mundo tan competitivo, no oír bien es una desventaja.

¿Qué ocurre si no se trata una pérdida auditiva?

Que no hay una correcta estimulación auditiva y eso va en detrimento de la audición y hará que la capacidad de entendimiento vaya disminuyendo. El tiempo es un factor importante, mientras más tardemos, más complicado será el proceso.

El no oír bien va introduciendo a la persona que lo sufre en un mundo de soledad, irritabilidad, mal genio, inseguridad, tristeza, ansiedad e incluso depresión.

¿Por qué nos cuesta aceptar que no oímos bien?

Hoy en día la sociedad ve el audífono como una ayuda para poder relacionarse con sus seres queridos, para disfrutar mejor de su tiempo de ocio y de trabajo; por lo que este dispositivo ha quedado lejos de verse como una prestación exclusiva para sordos. Aceptando que la pérdida auditiva es inevitable y que no significa estar sordo, al igual que usar gafas no significa estar ciego.

No olvidemos que la tecnología digital de estos aparatos ha evolucionado tanto en los últimos años, que sus prestaciones son tantas y ventajosas que hacen que la vida sea más cómoda y fácil. Además, los modelos hoy en día son muy ergonómicos con unos diseños muy modernos, de muchos colores y de un tamaño tan pequeño que pasan desapercibidos por los demás, solo usted sabrá que los lleva.

Si me pongo audífonos ¿Los oídos se vuelven “vagos”?

Hay personas que piensan que cuanto más tiempo pasen sin utilizar audífonos su sistema auditivo se esforzará y se mantendrá mejor. Esto es completamente falso. El sistema auditivo se mantendrá mejor mientras más estimulación reciba y esto se consigue a través de los audífonos.

Una pérdida auditiva que se mantiene a lo largo de los años sin ningún tipo de estimulación produce a medio plazo una disminución de discriminación verbal, es decir, menor entendimiento, debido que al cerebro no le llega suficiente información para su correcto funcionamiento.

Lo que sí tenemos que saber es que mientras más tiempo pase antes de decidirse a ponerse audífonos, más difícil será la adaptación.

¿Me acostumbraré a los audífonos?

Sí, aunque adaptarse a volver a oír sonidos que no oía desde hace tiempo, lleva consigo un periodo de adaptación.

Sonidos como pasos en el suelo, el ruido del aire acondicionado, ordenador y muchos otros que hacía tiempo había dejado de escuchar pueden en un principio resultar molestos. Es por eso que hay que llevar un proceso de adaptación junto con el audiólogo-audioprotesista que será quien nos pautará la forma de usarlo gradualmente y nos hará los reajustes en el audífono hasta conseguir pleno confort en su audición.

La queja más común que refiere el nuevo usuario es que le molestan muchos sonidos cotidianos de la vida, sonidos que todos los normoyentes oyen, pero que con la ayuda del cerebro los intentamos obviar.

Las personas que sufren pérdidas auditivas han ido perdiendo audición de forma gradual a lo largo de años, así que han olvidado algunos ruidos y sonidos por lo que cuando los vuelven a oír les resultan molestos. A esto lo llamamos memoria auditiva. Lleva un poco de tiempo aprender nuevamente sonidos olvidados, pero con un poco de paciencia verá que ha merecido la pena.

Las personas que tratan su pérdida auditiva mejoran notablemente la relación con la familia, compañeros de trabajo, tienen mejor autoestima, mejoran su salud emocional, independencia y tienen mayor seguridad.

¿Cúal es la diferencia entre los amplificadores de sonidos, anunciados en “teletiendas y radios” y un audífono?

Los audífonos son productos sanitarios mientras que los amplificadores de sonidos son productos electrónicos.

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), dependiente del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, ha avisado de que el uso de los amplificadores de sonido para compensar las pérdidas auditivas pueden provocar daños en el oído.

Los audífonos están destinados a personas con problemas de audición y los amplificadores de sonidos a personas que no tienen deficiencia auditiva pero que en determinadas situaciones quieren aumentar los sonidos, por ejemplo cuando el ruido ambiental puede interferir o para captar un sonido difícil de percibir, situaciones muy específicas que son para personas que no tienen pérdidas auditivas. A las personas que sí las sufren, el uso de estos aparatos puede llegarle a ocasionar daños importantes.

Asimismo, los audífonos necesitan una adaptación individualizada por parte de un profesional especializado y deben ser prescritos por un médico especialista en otorrinolaringología o por un audiólogo audioprotesista. Su venta está prohibida en Internet y solo puede adquirirse en establecimientos autorizados por las autoridades sanitarias de las Comunidades Autónomas.

Para más información pinche aquí.

¿Qué es un audiólogo audioprotesista?

Diagnostica y previene los problemas auditivos. El audiólogo audioprotesista es el único profesional sanitario autorizado oficialmente para la adaptación de audífonos. Esta adaptación se hace de manera muy personalizada, tras haberle hecho un estudio completo auditivo al paciente y haber estudiado el estilo de vida y saber sus necesidades específicas.

¿Es un síntoma de vejez el tener problemas de audición?

No. Son muchos los motivos por los que se puede sufrir una pérdida auditiva a cualquier edad, problemas durante el embarazo, fármacos ototóxicos, traumatismos, infecciones, etc. Hoy en día, una de las causas más comunes es debido a que estamos sometidos a una gran exposición de ruido en nuestro ambiente, industria, puestos de trabajo, tráfico, locales de ocio, etc., y junto con las nuevas costumbres de utilizar auriculares con los nuevos quipos electrónicos a altos decibelios. Hace que nuestros oídos sufran pérdidas auditivas.

¿Puedo usar mis audífonos cuando estoy dormido?

No es lo ideal, aunque es frecuente quedarse dormido viendo la tele y esto no ocasiona ningún problema. Pero, para dormir por la noche es preferible quitárselos y abrir el portapilas para no consumir batería y para que se evapore la humedad acumulada a lo largo del día.

¿Debo poner a mi hijo los audífonos en la playa o piscina?

Sí. La estimulación auditiva se produce las 24 horas al día. Ya por la noche tienen desconectados los audífonos así que debemos de intentar que durante el tiempo que estén despiertos la estimulación sea continua.

En la playa se producen sonidos como el ruido de las olas, del agua, chapoteo, voces de otros niños, viento, etc. Lo que supone un aprendizaje en el niño para desenvolverse en otros ambientes además de proporcionarle seguridad.

No obstante, aunque hoy en día casi todos los audífonos vienen con un revestimiento que sella todos los componentes protegiéndolos de salpicaduras, arena, humedad, etc., no hay que meterse en el agua con ellos. Recomendamos el uso de pastillas antihumedad y deshumificadores eléctricos para el buen mantenimiento de los audífonos.

¿Cómo debe ser la higiene en los oídos?

En el conducto auditivo externo se hallan unas glándulas que son las encargadas de fabricar cerumen. Este tiene dos funciones importantes, una es la de combatir infecciones y otra es la de actuar como escudo entre el exterior y el tímpano para impedir que llegue hasta él el polvo y la suciedad.

Luego la cera es necesaria, el problema viene cuando se produce en exceso pues puede formar un tapón e impedir oír bien. De forma natural la cera se va expulsando hacia el exterior del conducto auditivo externo y una vez allí y con la ducha, lavamos los oídos por fuera con agua y jabón y los secamos con la toalla. Esto debería de ser suficiente. No se deben introducir bastoncitos ni objetos punzantes, dentro del oído, podría ocasionar algún daño además de conseguir el efecto contrario, empujar la cera para dentro y hacer un tapón. El uso de los bastoncitos, costumbre muy extendida en España, será solo para secar el pabellón auditivo, la oreja.

En caso de que la secreción de cerumen sea en exceso habría que consultar con un especialista.
Audifonos
Audifonos 2
audifonos pequeños
Somo miembros de:
Hospital Ceram
C/ Maestra Doña Carola, 8
29600 Marbella. Málaga
(+34) 658 316 577
Horario:
Lunes a sábado de 9:00 a 21:00 h. Previa cita.